El dinero

Es difícil pensar que en tiempos pasados no existía el dinero, por aquel entonces se empleaba el trueque, se cambiaba una cosa por otra, aunque esta forma de intercambio no siempre funcionaba ya que era necesario que cada persona tuviera en su poder algo que le interesara a la otra.
Existen muchos perjuicios alrededor del dinero, arrimados a mitos y creencias en torno a él,  hemos forjado la situación financiera en la que nos encontramos. Quizás desde pequeño escuchaste que:
“el dinero no es necesario para ser feliz”,
“para tener dinero tienes que matarte a trabajar”,
“el dinero es la causa de todos los males“,
“unos nacen para ser ricos y otros para ser pobres, así es la vida, que se le va a hacer”.
No, el dinero es un sirviente y con poco dinero hay poco servicio, el dinero es solo una herramienta que permite el intercambio de bienes y servicios de una manera más sencilla que el trueque. Es en las personas con  mentalidades avariciosas y egoístas donde encontramos maldades tengan dinero o lo busquen.
El dinero da calidad de vida, y con dinero se puede ayudar más a los necesitados, que sin disponer de recursos para cubrir las propias necesidades. Es cierto que el dinero no compra la felicidad, pero la pobreza tampoco la compra, el dinero es tan importante como el amor, la bondad, como tener buena salud  y como todo lo demás necesario para llevar una vida con prosperidad y bienestar.
Es cuestión de mentalidades, las personas de mentalidad rica son excelentes receptores porque siempre buscan aprender y crecer, sin embargo la gente de mentalidad pobre  no acepta nada porque no se siente merecedor o en condiciones de aprender.
Hoy la riqueza está al alcance de todos, una riqueza y un progreso repartidos justamente. Es la propuesta del cambio, mostrar a cada uno sus posibilidades, aprender con los que están y enseñar a los que llegan, lo importante no es quién seas, lo importante es en quién te vas a convertir y cómo vas a poder manejar los limites que tú mismo has creado.
Es hermoso poder apoyar a todo el que desee crecer, comienza…
Acercate, toma y da.
Esta entrada fue publicada en Negocios Online. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *